De la satisfacción oral a la satisfacción genital

A lo largo de los siglos las distintas y variadas políticas sociales han mantenido al margen de lo natural nuestro propio desarrollo psicoafectivosexual.  Hecho por el que todavía es habitual encontrar grandes dudas en lo referente al proceso de maduración de nuestra propia energía orgónica. Me refiero a las fases a lo largo del crecimiento infantil que darán lugar a la total integración de la vida psicoafectiva y sexual del ser humano adulto.

Así con cada procreación nuestros propios instintos y capacidad energética manifiesta algunas modificaciones biopsicológicas, síntomas de diferentes enfermedades. Para Wilhelm Reich la base de toda enfermedad y sufrimiento se deben mayormente al atrofiamiento progresivo de nuestras funciones naturales.  De esta forma l@s niñ@s que a lo largo de su desarrollo infantil no tienen la oportunidad de autorregular sus necesidades afectivo-sexuales, llegaran a la edad adulta con mucha menos fuerza vital.  Lo que con toda probabilidad limitará sus posibilidades biológicas, y capacidad de goce  y satisfacción, rompiéndose en su organismo el equilibrio vegetativo que proporciona un estado optimo de felicidad, salud y vitalidad.

Candela

Cada ser humano nace. desarrolla y vive en base a su propia pulsación biológica de contracción y expansión.  Del equilibrio entre ambas se podría decir se obtiene  la energía necesaria para el sano desarrollo y funcionamiento de todos nuestros sistemas internos, incluido el  sistema nervioso vegetativo, el encargado involuntario de nuestro corazón, respiración,  función sexual, etc. Así la fórmula (tensión-carga-descarga-relajación) cumple un papel de vital importancia a lo largo de toda la labor preventiva de la orgonomía, nociones que Reich desgrana en su libro “La función del orgasmo”

De esta forma las distintas fases de la maduración psicoafectiva y sexual tienen que ver con el tiempo del desarrollo infantil, a lo largo del cual nace y crece  la propia pulsación vital,  un proceso fisiológico que alcanza su cenit a partir de la adultez. Xavier Serrano siguiendo las investigaciones de Reich distingue la fase oral primitiva, primaria y secundaria al tiempo que comprende la concepción y toda la vida intrauterina, hasta la llegada de los 36 meses, más o menos.  Durante los nueve meses de embarazo el cuerpo de la madre se convierte en el nido biológico que asegura el desarrollo físico, psíquico y emocional de la cría intrauterina. En este tiempo su vida depende totalmente de ella, es el cuerpo de la mujer quien le proporciona el alimento y el ecosistema natural necesario para que la criatura alcance un sano desarrollo intrauterino, para continuar su maduración psíquica, emocional y física fuera del cuerpo materno. La inmadurez de nuestras crías es tan grande que para ellas el cuerpo de la madre es el suyo. 

La criatura que hasta ahora se había desarrollado dentro del vientre materno, se siente como si fuese un órgano vital más, como un pedazo fundamental de la propia madre. Algo parecido vive también la madre que desarrollará un fuerte y poderoso instinto maternal, fruto del amor y la entrega recibida por su propia madre a lo largo de su crianza. Cuidados infantiles que conformarán el  programa biológico que más adelante servirá de memoria instintiva para acoger a su propia cría. Con el transcurso de los meses el sistema nervioso del bebé madurará y sus  tele-receptores lograran progresivamente mayor  percepción, lo que hará crecer la consciencia sobre si mism@ y su entorno. Antes de finalizar el primer año,  las otras personas y el mundo en el que vive empezaran a ser cada día más atrayentes. Alrededor de los 3 años es muy fácil apreciar toda una serie de cambios bastante significa tivos, que nos indican el cambio de fase.

Con la llegada de la fase genital infantil nuestras criaturas dejan de ser absolutamente dependientes,  para empezar a ser capaces de satisfacer por si mismas sus necesidades y deseos. Momento en que la psique humana habrá alcanzado el desarrollo suficiente para sentirse un@ en si mism@. Dentro de un proceso natural de maduración lo habitual será que más o menos a partir de los 2 años veamos que no dependen tanto del cuerpo de la madre o la persona que realice su función y, como ell@s mism@s se abren a vivir nuevas experiencias fuera de sus brazos. Estas separaciones les llevan a descubrir por ejemplo, los beneficios y la satisfacción de las relaciones afectivas con otros miembros del entorno familiar, vivencias que irán dando un lugar al progresivo destete natural , el final de la simbiosis, con el cuerpo del que dependía su maduración inicial.

Gaelygarzón.blog

La socialización coincide con la entrada en esta fase alrededor de los 3 años donde la familia ha de abrirse a o otras relaciones, en otros entornos, con otr@ niñ@s y adult@s. Algunas veces la historia infantil del padre, madre o responsables directos hace que encontremos familias demasiado protectoras que inconscientemente proyectan miedos e inseguridades sobre l@s pequeñ@s. O su contrario, otras poco cariñosas y complacientes, donde las criaturas crecen sin ser conscientes del valor de la afectividad y las relaciones con otras personas dentro de la vida humana.

Será alrededor de los 12 años, más o menos la fase genital infantil empezará a dar paso a la fase genital adulta, la preadolescencia y la adolescencia. Llegada la adultez el abrazo genital es la señal de que se ha alcanzado la capacidad orgástica necesaria para autorregular del propio equilibrio bioenergético junto a otras personas. Proporcionando la madurez, el bienestar y la energía necesaria para gestionar las distintas áreas de la vida adulta.  Así nuestra propia naturaleza gracias a la poderosa energía del amor se va abriendo camino a lo largo del proceso de desarrollo vital que una vez adultos nos prepara para poder seguir dando la vida y al mismo tiempo cuidar de ella.

Teniendo en cuenta que hablamos de un continuum del desarrollo que dará paso a las siguientes fases, siempre que las anteriores,  hayan sido satisfechas o compensadas.

¿Si has quedado con ganas de más? te recomiendo leer el libro SALTANDO LAS OLAS de María Montero-Gil Rios,  os dejo con algunos extractos del capítulo 12: el pulso de lo vivo.

Saltando las olas

 

LA BOCA, FUENTE DE PLACER

… Los lactantes, reciben y descargan la excitación por la boca; cuando en las fases del desarrollo sexual hablamos de fase oral, queremos decir que en cierta manera la boca está funcionando para nosotros como regulador energético. Para comprender un poco mejor este proceso de la oralidad, que desde la visión reichiana alcanzaría hasta la llegada de la genitalidad infantil hacia los 3 añoS.
(
Clicar la imagen para continuar leyendo)

EL CUERPO SEXUALIZADO

Poco a poco, la carga sexual pasa a completarse con el interés genital; el placer se independiza de la satisfacción oral y  de las funciones digestivas y excretoras. El contacto con el propio cuerpo aumenta las sensaciones auto perceptivas y favorece una mayor realidad desde dentro. El niñ@ y la niñ@ sienten la excitación y buscan la descarga tocando y frotando. El jugueteo de las caricias o tirones hacer que sea mayor el grado de excitación, pues los dedos son más intencionales y precisos. Las manos, con su complejidad, ofrecen un abanico más amplio de estimulación, sensualiza el cuerpo como totalidad, la niña o el niño se toca, se ve, se siente bien consigo mismo y eso ayuda a que la aceptación se afiance. De la oralidad a la genitalidad, se pasa con las manos.

Llega un momento en que el desarrollo de la sexualidad trasciende el marco individual; se socializa en busca del otro…

Niñ@s y niñ@s viven intensas relaciones de enamoramiento, deseo y fidelidad similares al adulto, aunque la forma sexual de la vivencia no está generalizada de igual manera. Los juegos pregenitales dominan como forma de comunicación: cogerse de las manos, propiciarse caricias y abrazos sor formas de ir acercándose; los besos en la boca como juego sexual más que afectivo, son posteriores. La curiosidad por ver los genitales precede al deseo de tocarlos, igual que hablar que al hablar del coito, expresión del deseo, es anterior al hecho de ejecutarlo. La penetración y otras manifestaciones genitales como el besarlos o chuparlos quedarán ubicados en relaciones que incluyan una mayor madurez, y no alcanzar un deseo tácito hasta la proximidad de la adolescencia. El mundo de la fantasía, exploración y búsqueda compartida de sensaciones tiene para l@s niñ@s una gran intensidad sexual que se descarga fundamentalmente con la actividad autoerótica.

Más

4 Respuestas a “De la satisfacción oral a la satisfacción genital

  1. Pingback: La primera separación y el inicio de la socialización | SALUD BIOPSICOLOGICA, FAMILIA Y ECOLOGIA·

  2. Pingback: LIBRO: LA FUNCIÓN DEL ORGASMO de Wilhelm Reich | SALTAMONTES ASUL: bienestar y biopsicología para toda la familia·

  3. Pingback: POR UN NACIMIENTO Y CRIANZA SIN VIOLENCIA | SALTAMONTES ASUL: bienestar y biopsicología para toda la familia·

  4. Pingback: Desarrollo afectivo-sexual | SALTAMONTES ASUL: Bienestar y biopsicología para toda la familia·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.