VÍDEO CUENTO: Mamá de que color son los besos

Un Hermoso cuento infantil escrito por Elisenda Carla Pott Queralt para hablar de sentimientos y afectividad.

Este recurso multimedia forma parte de una variada y cuidada selección de MATERIALES GRATUITOS que te ayudarán a crecer y criar en sintonía con las distintas necesidades de la vida en familia. SI DECIDES USARLOS RECUERDA RECONOCER SU AUTORIA Y EL ESPACIO DEL QUE FORMAN PARTE ¡Que la manta que tejemos cubra toda la humanidad y la tierra recupere su equilibrio natural!

Eran pasadas las nueve cuando, como cada noche, Pablo se deslizo en la cama de su madre y se acurrucó a su lado. !Cómo disfrutaba de aquel calor tan familiar y a la vez tan especial!
La miró de reojo y le preguntó:
– Mamá, ¿de qué color son los besos?
– ¿Los besos? Vaya…, pues… los besos pueden tener muchas formas y colores. En realidad, cambian de color según lo que nos quieren decir.
– Algunos besos son pequeños, ruidosos, divertidos y muy, muy bromistas. Son de un rojo brillante como… ¡como las cerezas! Y nos dicen: “Te quiero por tu alegría, frescor y vitalidad”.
– ¡Ah, como las cerezas que nos ponemos en las orejas como si fueran pendientes! – dijo Pablo.
– ¡Eso es!
-También hay momentos, hijo mío, en los que los besos son jugosos y están llenos de vitaminas de color naranja. Son los que nos aprietan fuerte y dicen:”¡Buenos días, es hora de levantarse!”.
-¡Ya los conozco! – le interrumpió Pablo -. Son los que me das cuando me dices:”Te voy a comer a besos”, ¿verdad, mamá?
– Los mismos.
– ¿Y de color amarillo, mamá? ¿Existen besos de color amarillo?
– Pues claro! Los días en que los besos son cálidos e intensos, su color amarillo brilla como el sol. Es cuando nos dicen cuánto les gusta nuestro cariño y compañía.
– ¡Ah, sí! Y nos regalan abrazos y caricias… Ésos me gustan mucho, mamá – dijo Pablo.
Mamá, ¿y los que hacen cosquillas en la oreja, en las mejillas y en el cuello? ¿Ésos de qué color son?
– Pues…ésos… Esos son los que se mueven al ritmo de la música y son de color verde luminoso como los campos y los bosques cuando sopla el viento. A los besitos verdes les encanta la vida y les gusta ver respirar y crecer a los seres queridos.

La madre, viendo que a Pablo se le cerraban los ojos, bajó la voz y continuó:
– A veces, en cambio, los besos son largos y tranquilos, de un azul suave y esponjoso como el cielo. Son los que nos explican que su amor es profundo, sin límites, un amor tan grande que, mires donde mires, parece que nunca se acaba.
– ¿Y pueden llegar hasta la luna? -preguntó Pablo.
– Seguro que sí – le contestó la madre.
– Y ¿sabes? Muchas veces los besos son de un color lila oscuro y misterioso. Son los besos que nos consuelan cuando estamos tristes o confundidos o no sabemos qué hacer o adónde ir y nos dicen:”No te preocupes, que yo estaré siempre a tu lado”.
Pablo, haciendo un esfuerzo por no cerrar los ojos, exclamó:
-¡Mamá, los besos son de los colores del Arco Iris!
La madre lo miró, sonrió y le besó en la frente. Con un hilo de voz, Pablo volvió a preguntar:
-¿Y éste, mamá? ¿De qué color era este beso?
La madre le susurró a la oreja:
-Éste era un beso de “buenas noches”, blanco como la nieve y te quería expresar cómo me gusta el silencio, la paz y la tranquilidad que siento a tu lado.
¿Y sabes cómo nació el color blanco, Pablo? ¡De un beso que se dieron todos los colores del Arco Iris!

Más

 

 

Recurso seleccionado de Na 100pre

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .