¿Violencia o agresividad natural?

En sus investigaciones sobre los procesos vitales a lo largo del desarrollo humano Wilhelm Reich llegó a la conclusión que la agresividad es la energía vital, que toda y todo bebé al nacer viene a este mundo. Un comportamiento que expresa a través de su llanto, por ejemplo, para que su mamá, o persona que realiza su función y de la que depende su vida, se  cuenta de lo que necesita en ese momento.  De esta forma la persona adulta, puede darse cuenta de que ha llegado el momento de satisfacer y saciar sus necesidades vitales de: contacto permanente, alimentación y regulación emocional.

Si a lo largo del crecimiento infantil reprimimos o impedimos de forma continuada la expresión saludable de esta energía, sin darnos cuenta podemos bloquear este impulso vital natural. Viéndose afectado el conjunto de órganos y sistemas los sistemas internos que establecen que tanto las criaturas cono los niños y niñas tengan mayor o menor contacto a la hora de percibir y satisfacer sus propias necesidades, tanto de niñ@s como de adult@s.

agresividad

 
 

¿Conocemos las diferencias existentes entre la violencia y la agresividad humana? ¿Somos conscientes de los peligros de la represión continuada y la falta de canalización de la agresividad?  La respuesta puede estar oculta detrás del desproporcionado el aumento de los indicies de violencia, ya sea esta directa o indirecta. Algo que ocurre tanto entre l@s más pequeñ@s, cómo entre l@s adolescentes y l@s adultos. 

Al parecer socialmente algunas personas aceptan mucho más la violencia, que la sana agresividad natural, y se convive mucho más con la primera que con la segunda. De modo que Socialmente todas y todos participamos de modo directo o indirecto para seguir manteniendo estos elevados indices de violencia Algo que ocurre a lo largo de nuestras vidas, en el hogar, en las calles, en los estadios de fútbol, en las escuelas, en la tv y en el mundo entero. Lo vivimos en la cultura y hasta en la política, entre las personas más jóvenes, entre las mayores  y entre ambos. Estamos llegando a vivir actos de una violencia cada día más perversa y sádica a la que con cada día que pasa nos vamos familiarizando, hasta el punto, de que son nuestros propios medios de comunicación los son los que nos van acostumbrando.

familia 2

Incluso los conocidos métodos de castigo fallan, reprimir la expresión natural de rabia de una criatura, más que una solución pueden llegar a causar la propia auto-represión emocional. Una situación que de ser vivida de manera continuada a lo largo de la maduración infantil llega a dar lugar a las tipicas conductas auto-destructivas, auto-lesiones, apatía, depresión, malos tratos, relaciones tóxicas y toda una gran variedad de expresiones psicosomáticas que emergen de la mano de distintas enfermedades. Recordemos que al final el cuerpo siempre expresa lo que el alma calla.  

Llegados a este punto es fundamental que las familias y tutores infantiles y adolescentes, reconocer que la agresividad es una energía vital que además de formar parte del proceso de desarrollo de niñas y niños es muy necesaria a lo largo de toda nuestra vida. Por lo que es vital para lograr todo aquello que nos propongamos, lo que muchas veces ocurre, es que venimos de familias donde l@s adult@s desconocían la importancia acompañar las expresiones de ira, enfado o celos, así que lo habitual es que se les castigase, o se les tratase mal cada vez que lo hacia

Este documental puede ayudar a iniciar una reflexión sobre las múltiples confusiones que podemos sentir entre ambos estados emocionales:

En este libro  el dominio de la ira  su autor Thich Nhat Hanh, facilita herramientas concretas para gestionar nuestros estados de rabia.

Y ahora a practicar ya que muchas y muchos de nostr@s l@s y las adult@s de hoy tengamos que aprender a gestionar nuestros propios estados emocionales.  Así que como especie no nos es fácil reconocer cuando esta fuerza vital, se muestra y progresivamente podríamos hasta llegar a inhibirla del todo. Estoy hablando de todo un proceso vital que no se soluciona simplemente con incluir una asignatura de Educación emocional en la escuela, porque esto lo hacemos entre todas, todos y todes o no lo hacemos. De forma que generacionalmente e inconscientemente todavía hay quienes bloquean la expresión de aquellas emociones que no les fueron permitidas. Así que hoy  nos invito a mirar atrás y ponernos en la piel de todas y todos esos niños y niñas de nuestro árbol genealógico, que vivieron unas infancias muy complicadas, ya que la mayoría no tenían ni para comer. Ahora imagina todo lo que  tuvieron que tragarse simplemente para sobrevivir.

Estos recursos multimedia forman parte de una variada y cuidada selección de MATERIALES GRATUITOS que te ayudarán a crecer y criar en sintonía con las distintas necesidades de la vida en familia. SI DECIDES USARLOS RECUERDA, reconocer su AUTORÍA y compartirlos desde el  ESPACIO del que forman parte ¡Que la manta que tejemos cubra toda la humanidad y la tierra recupere su equilibrio natural!

Únete a 7.693 seguidores más

Más

Una respuesta a “¿Violencia o agresividad natural?

  1. Pingback: CONOCIENDO NUESTRAS EMOCIONES Y LAS DE NUESTR@S HIJ@S | SALTAMONTES ASUL: Bienestar y biopsicología para toda la familia·

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.